ETIOLOGÍA TUMORAL ORTODOXA

ETIOLOGÍA TUMORAL ORTODOXA

Tal vez el objeto de aplicar urea por vía venosa consiga el equilibrio del pH como también lo podría hacer la creatinina, ya que ambos son sustancias orgánicas no tóxicas por su neutralidad bioquímica, tal vez a ello se deba que enfermos con insuficiencia renal aguda, con altos índices de urea y creatinina, no desarrollen tumores aún en etapas finales de su existencia. En cambio, enfermos con ácido úrico o azúcar elevada son enfermos propensos a manifestaciones tumorales.

6.- Teoría de Prada. Juan Miguel Prada es un técnico en Biomagnetismo Médico y asegura que todos los fenómenos tumorales y en especial el cáncer, se encuentra asociado a las alergias y especialmente a las producidas por la ingesta de pollo. En un principio causó risa su teoría porque por la honestidad del personaje y su capacidad técnica para detectar fenómenos bioenergéticos me propuse entender la posible conexión entre el fenómeno alérgico y el fenómeno tumoral dentro de un enfoque estrictamente teórico científico y una comprobación clínica que 10 soportara y justificara.

Como se sabe, la histamina es un aminoácido producido por todas las células humanas como respuesta a fenómenos tóxicos y/o traumáticos, pero también es producido por bacterias y en especial por células H(2) del estómago y del hiato esofágico así como del píloro y, estas células productoras de histamina, favorecen como consecuencia inmediata la generación de ácidos que en el caso del estómago, del hiato esofágico y del píloro, excitan la producción de ácido clorhídrico pero en general, de ácidos como el úrico, el hialurónico, el acético; es decir, que el fenómeno mediato es la acidosis que puede ser digestiva, pulmonar, hepática o de cualquier órgano en particular, pero también de todo el organismo con lo que se establece una acidosis regional o metabólica que es la base para la presencia de virus patógenos y, en especial, de hongos y levaduras oportunistas y el reblandecimiento tisular y hasta celular; pero además, en el caso específico de la carne de pollo, se asocia el fenómeno alérgico al exceso de hormonas de crecimiento que se administra a estas aves, ya que deben crecer y engordar en tiempos críticos. Actualmente se acepta la presencia de substancias cancerígenas en la carne de pollo.

7.- Cancerígenos. Sustancias que supuestamente provocan o producen cáncer como el tabaquismo, la alimentación chatarra, las drogas permisibles, las drogas prohibidas, el alcohol, el pulque, la contaminación, la polución, los antitranspirantes, los cosméticos, las ropas sintéticas y todos los demás supuestamente generadores de cáncer.

De cualquier forma, no existen pruebas o evidencias que soporten a estas teorías que por sí mismas no justifican la alteración genética de la célula; tal vez apenas la irritación celular de la membrana o del citoplasma, pero no del núcleo, en donde se encuentra el código genético responsable de la reproducción normal y estable de la célula; pero también, de la reproducción atípica y anormal del tumor.

8.- Teoría Parasitaria. Cabe mencionar la teoría de la Dra. Huida Ragehr Clark, que relaciona a todos los cánceres con la presencia de un solo parásito patógeno; el Fasciolopsis buiski que se transmite por el agua de manantial y se reproduce aparentemente en el tubo digestivo; sin embargo, gracias al concepto de El Par Biomagnético, sabemos ahora que su par se asienta en la parte final del esófago (Esófago/Esófago) y generalmente se manifiesta en el hígado, provocando una obstrucción de los conductos intra hepáticos que se conoce como Fasciola hepática. También asegura la autora que simultáneamente debe existir un producto inorgánico conocido como alcohol isopropilico y afirma que todos los pacientes con cáncer tienen los dos elementos: el parásito y el alcohol isopropílico. Una vez más, gracias al concepto de El Par Biomagnético sabemos que todos los parásitos se desarrollan en medios alcalinos y se nutren de bacterias y estas -las bacterias-, son las productoras del alcohol isopropílico por su fermentación natural; más aún, los hongos patógenos. Como veremos más adelante, todos los procesos degenerativos, llámense abscesos o cánceres, tienen como etapa final la necrosis y ahí se instalan los parásitos patógenos; no solo el Fasciolopsis buiski. Por ejemplo en la piel; la sarna, en los intestinos la Leptospira, en los tejidos, la Entamoeba histolitica, en las vias aéreas superiores al Blastocystis hominis, en el hígado los oxiuros y así, cada parásito tiene predilección por un órgano en donde se conjugan virus, bacterias y hongos previamente.

  1. Teoría de la Dra. Del Río. Merece especial atención la Teoría de la Dra. Esther del Río, quien descubrió dos fenómenos naturales muy importantes.

1°. – La presencia de compuestos de hierro (óxido ferroso y óxido férrico) que se encuentran en todo el sistema retículo endotelial, con propiedades biomagnéticas; y que,

2º.- El agua que circunda a las células tiene características de cristal óptico.

No hay duda de la importancia del hierro en el metabolismo celular y sobre todo en el proceso de la respiración, toda vez que la hemoglobina lleva oxígeno de los tejidos y acarrea el bióxido de carbono al exterior y de igual forma, la clorofila lleva el bióxido de carbono al interior de la célula vegetal y libera el oxígeno al ambiente; y cosa curiosa, las dos estructuras -hemoglobina vs. clorofila-, son semejantes, pero en la primera la base molecular es el hierro, y en la segunda lo es el magnesio.

Sin embargo, el trabajo de la Dra. Del río vino a demostrar que las partículas de hierro encontradas e identificadas, son estables en sus propiedades electromagnéticas, cuando son colocadas en ácidos débiles, especialmente los ácidos orgánicos y, sin embargo, pierde esta capacidad en ácidos fuertes.

La Dra. del Río concluye que independientemente del sistema retículo endotelial; pero seguramente, inmerso en él, existe un sistema bioenergético y biomagnético soportado por las partículas de óxido ferroso y férrico. Para ella es obvio que si se desactiva esta red energética se permite la presencia de fenómenos cancerígenos.

Así pues, si logramos restituir la red de compuestos ferroso férricos, evitaremos la presencia de los elementos que generan y definen el cáncer ya que protegen a las células normales desde su exterior a lo que la Dra. del Río bautizó como «Sistema de cofactor extracelular de óxido-reducción (ECOR)»-.

Comments

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *