Patógenos

Candida Albicans

  • DESCRIPCIÓN

 

Candida albicans es un hongo diploide asexual (forma de levadura)., saprófito de la familia de los Sacaromicetos.

 

Está envuelta en un rol relevante en la digestión de los azúcares mediante un proceso de fermentación.

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

La Candidiasis suele ser una enfermedad de fácil contagio, ya que es transmisible por cualquier medio húmedo ya sea por contacto sexual, a través de las manos u objetos diversos. También se ha observado transmisión vertical, es decir, que pasa de madres a hijos, si durante el parto la madre sufre Candidiasis genital. Además, lesiona rápidamente las células y los tejidos que invade.

 

  • HÁBITAT

 

Forma parte de la microflora normal humana y de animales de sangre caliente, fundamentalmente de las mucosas gastrointestinal, respiratoria y genitourinaria. Puede también colonizar superficies cutáneas.

 

  • ENFERMEDAD

 

Candida albicans puede asumir patogenicidad provocando la candidiasis; en ese caso se presenta como una afección vaginal (vaginitis), de la cavidad oral (muguet), del intestino o de la piel.

 

En un físico debilitado, inmunodeprimido o convaleciente de un largo cura antibiótica, la Candida se multiplica en modo anómalo y, atraviesa el intestino, para entrar al torrente sanguíneo, donde libera sus propias toxinas provocando la candidemia. Este fenómeno da lugar a síntomas algunos abdominales, mala digestión, gases e hinchazón, molestias intestinales (estreñimiento o diarrea), intolerancia alimentaria, irritabilidad, insomnio, pérdida de la memoria, dolores de cabeza y depresión.

 

La candidosis induce también una disminución de la absorción de las sustancias nutritivas por lo que se podría producir un estado de malnutrición.

 

Cuadros clínicos: Moniliasis o candidosis de la mucosa bucal, candidosis esofágica, vaginitis, síndromes cutáneos, candidosis diseminada y candidemia, candidosis del sistema nervioso central, candidosis de las vías respiratorias, candidosis cardíaca, afectación osteomuscular, candidosis de las vías urinarias, candidosis peritoneal, candidosis endovascular, candidosis ocular.

 

 

  • PUNTOS DÉBILES

 

Como medidas generales de prevención de las candidiasis se recomienda evitar el uso inapropiado de antibióticos, hormonas sexuales, corticoides y corregir en lo posible los factores predisponentes: mantener una buena higiene bucal, corregir la obesidad, evitar la humedad, mantener la diabetes bien controlada, limpiarse hacia atrás, evitar relaciones sexuales en momento de lesiones o picores genitales.

 

Los casos ligeros de candidiasis en donde el contagio es diferente a la transmisión sexual pueden no requerir intervención médica dado que su presencia es solo cutánea, remedios de uso doméstico incluyen el consumo o aplicación tópica de yogurt, en que los lactobacilos presentes en el medio combaten el hongo, y otros fungicidas, como la alicina obtenida de los dientes de ajo.

 

En condición patogénica especialmente cuando el contagio es de tipo sexual requiere de tratamiento prolongado. Mujeres 8 meses mínimo. Hombres 6 meses mínimo y de observación permanente con el medico por la alta resistencia del microorganismo a los antimicóticos los cuales hacen al paciente asintomático y por ende portador sano según últimos estudios de la OMS en el (2007).

 

La candidiasis tiene una capacidad altamente ulcerativa que generan lesiones permanentes en el sistema genital masculino y/o femenino y es de fácil contagio ya que los preservativos en este tipo de infección solo tienen una efectividad del 2% además de que este hongo oportunista puede afectar no solo la zona genital sino también cualquier mucosa o tejido con lesiones permanentes por ello se recomienda la abstinencia total durante el tratamiento (8 a 12 meses en promedio) para evitar daños al organismo y la propagación de este, más cuando bajo condición invasiva se tiene dentro del sistema sanguíneo y que este microorganismo siempre va acompañado de VPH y de infecciones bacterianas como la gonococia.

 

Los antimicóticos de laboratorio para el tratamiento de la candidiasis incluyen por lo general nistalina, fluconazol, ketoconazol, clotrimazol, o anfotericina.

 

En medicina biológica: dieta exenta de carbohidratos de rápida absorción, levaduras, alcohol… y como antifúngicos: extracto de semillas de pomelo, aceite de orégano, ácido caprilico, aceite esencial de árbol del té…

 

Dejar un comentario