Patógenos

Citomegalovirus

  • DESCRIPCIÓN

 

Es por su complejidad el mayor virus que infecta a la especie humana. Está ampliamente distribuido en todas las poblaciones en las que presenta infecciones latentes. El citomegalovirus (CMV), es una forma de Herpes virus; en humanos es conocido como Human herpesvirus 5 (HHV-5). Pertenece a la subfamilia Betaherpesvirinae de la familia Herpesviridae. Su nombre alude al aumento de tamaño que se observa en las células infectadas producto del debilitamiento del citoesqueleto.

 

El CMV principalmente ataca a las glándulas salivares y puede ser una enfermedad grave o fatal para los fetos. La infección por CMV también puede poner en peligro la vida de los pacientes que sufren inmunodeficiencia (paciente con VIH o trasplante de órganos recientes). Los virus del CMV se hallan en muchas especies de mamiferos.

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

El CMV solamente se propaga a través del contacto directo con los liquidos corporales de una persona infectada: por ejemplo, la saliva, sangre, orina, semen o leche materna. Puede transmitirse por via sexual. El lavado cuidadoso de las manos con agua y jabón puede ayudar a prevenir la propagación del CMV.

 

  • HÁBITAT

 

Células de humanos

 

  • ENFERMEDAD

 

La infección por el citomegalovirus humano (CMVH) es muy frecuente en nuestro entorno, aunque sólo es grave en los pacientes inmunodeprimidos (trasplantados, pacientes con sida, etc.) y en los neonatos, que la adquieren durante el periodo fetal y que desarrollan la enfermedad citomegálica. En el individuo inmunocompetente, la infección por CMVH raramente es sintomática; cuando lo es, suele manifestarse bajo la forma de un sindrome mononucleósico autolimitado, clinicamente indistinguible del que produce el virus de Epstein-Barr, o de una hepatitis subclinica. Como el resto de los herpesvirus, el CMVH genera infecciones latentes/persistentes que el sistema inmunitario no puede erradicar y que, ocasionalmente, se reactivan, sobre todo en el paciente inmunodeprimido. Además, el individuo infectado por una cepa determinada de CMVH no es inmune a la infección por otra cepa heterotipica (reinfección). El CMV puede producir enfermedad después del primer contacto con el virus (primoinfección), como consecuencia de la reactivación del virus latente o, en un individuo ya infectado, tras la exposición a una cepa heterotípica. De forma caracteristica, la enfermedad citomegálica congénita se asocia a la primoinfección materno-fetal. También, la enfermedad orgánica por CMVH en los pacientes sometidos a un trasplante de órgano sólido es, generalmente, consecuencia de una infección primaria, mientras que la que afecta a los enfermos que reciben un trasplante de médula ósea y a los pacientes con sida suele estar relacionada con episodios de reactivación.

 

PUNTOS DÉBILES

 

Hasta el momento los fármacos aprobados para el tratamiento de la enfermedad causada por el CMV son ganciclovir, foscarnet y cidofovir y el fomivirsén para el tratamiento intravítreo de la retinitis. El ganciclovir por vía intravenosa es el tratamiento de elección de la enfermedad por el CMV.

 

El tratamiento con Ganciclovir 5mg/kg cada 12 horas 14 – 21 dias IV (Cymevene) es usado en pacientes inmunodeprimidos. Tras este pasarán a la toma vía oral de Valganciclovir (Valcyte). El Valaciclovir (Valtrex) es otro antiviral administrado por vía oral que también es efectivo. Foscarnet puede ser administrado a pacientes con CMV resistente al ganciclovir, aunque el nivel de tolerancia no es tan bueno como el del ganciclovir. Existe otro farmaco utilizado en el tratamiento contra el citomegalovirus, sobre todo cuando el número de copias es muy alto y la afectación del hígado también, que es el Cidofovir resultando bastante nefrotoxico (por ello previamente habrá que valorar el estado renal y suminstrarlo siempre acompañado de probenecib), ya como última alternativa, se utiliza en pediatria y en pacientes trasplantados de médula ósea o de sangre procedente de cordón umbilical que se ven muy comprometidos por dicho virus.

 

La vacuna está aún en periodo de desarrollo.

 

Las estrategias para la prevención de la enfermedad se han centrado en los receptores de trasplantes.

El simple lavado de las manos con jabón y agua es efectivo a la hora de quitar el virus de las manos.

 

Dejar un comentario