Patógenos

Entamoeba Histolytica

DESCRIPCIÓN

 

La Entamoeba histolytica es un parásito anaerobio eucariota protozooario con forma ameboide, como su nombre lo indica, dentro del género Entamoeba. Es patógena para el humano, quien es su único hospedador, causando amebiasis incluyendo colitis amébica y absceso hepático. Se pueden distinguir varias formas o fases de desarrollo en esta especie, presentes durante varias etapas de su ciclo de vida:

 

Trofozoito: es la forma activamente móvil de la especie. Se caracteriza por tener un núcleo con una concentración de cromatina puntiforme y generalmente concéntrica llamado cariosoma central; así como la formación de cromatina en la periferia del núcleo.

 

o Forma magna: tipo de trofozoito muy patógeno, causante de la disentería amebiana. Mide de 20 a 30 um e ingiere glóbulos rojos. Vive en los tejidos del intestino. Está rodeada por la emisión de notables pseudópodos que le permiten motilidad continua. La presencia de pseudópodos es una de las maneras de distinguir la E. histolytica con otra especie común en el hombre, la Entamoeba coli, que carece de pseudopodos.

 

O Forma minuta: trofozoito no patógeno, forma natural de Entamoeba histolytica, que mide de 10 a 20 um y no ingiere glóbulos rojos. Vive en la luz intestinal como comensal. Tiene pseudópodos, aunque más cortos y delgados que la forma magna.

 

Quiste: forma infectante. Contiene de 1 a 4 núcleos, dependiendo de la madurez del quiste. Son de forma redondeada, refringente con una membrana claramente demarcada. En el citoplasma se pueden ver con frecuencia de 1 a 3 inclusiones de glucógeno oscuras llamadas cuerpos cromatidales.

 

Metaquiste: tienen las mismas características que los quistes, por derivarse de estos durante el proceso de desenquistamiento en la luz del colon proximal. Son los irregular y delgada que un quiste. metaquistes los que darán origen a los trofozoitos, por lo que tienen una membrana más irregular y delgada que un quiste.

 

La Entamoeba se alimenta del bolo alimentario. bacterias intestinales, líquidos intracelulares de las células que destruye y además, a veces fagocita eritrocitos. Tiene proteínas membranales capaces de formar poros en las membranas de las células humanas, destruyéndolas por choque osmótico, y adesinas que le permiten fijarse a las células de la mucosa, de modo que no sean arrastradas por la diarrea. Además, producen enzimas proteasas de cisteína, que degradan el medio extracelular humano, permitiéndole invadir otros órganos.

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

Modo de transmisión: ruta fecal-oral o por contacto sexual/anal. La infección ocurre por la contaminación del agua, vegetales, frutas u otros alimentos crudos mal lavados o mal cocinados con quistes infecciosos provenientes de heces contaminadas. Es posible que moscas y cucarachas transporten quistes, desde las heces hasta los alimentos. La contaminación fecal-oral por algunas prácticas sexuales también es una fuente de infecciones importante. Los quistes son resistentes, sobreviviendo varias semanas, pero mueren a alta temperatura o con agua caliente.

 

  • HÁBITAT

 

El hábitat de la Entamoeba histolytica es la pared y la luz del colon, en especial el ciego, ascendente y el rectosigmoide, lugar donde por lo general ocurre la estasis fecal. El hospedador más susceptible es cualquier individuo sano, en especial los niños menores de dos años y preescolares en condiciones socio-económicas desfavorables

 

  • ENFERMEDAD

 

Las lesiones por E. histolytica pueden ser intestinales potencialmente involucrando a varios órganos sobretodo el hígado. o extraintestinales

 

              Lesiones intestinales

 

La patología intestinal ocurre principalmente en cualquier parte del colon, en particular el ciego, sigmoides y el recto. La interacción inicial del trofozoito conlleva a lisis de las células diana, probablemente por acción proteolítica de lectinas. Una vez atravesado el epitelio intestinal, penetra por la capa de la muscularis mucosae e instala hábitat en la Submucosa, formando una apertura pequeña de entrada con un fondo ancho, que tiene la apariencia histológica de un botón de camisa. Las reacciones inflamatorias resultantes en el tejido intestinal producen nódulos que progresan a úlceras y subsecuente necrosis localizada como resultado de trastomos del riego sanguíneo. La resistencia del parásito al ataque del sistema del compiemento, hace que pueda sobrevivir en medio de una sobrepoblación infiltrativa de células linfocitarias (células plasmáticas, linfocitos, eosinofilos, etc).

 

 

 

 

 

 

 

  • Lesiones extraintestinales

 

  1. Localización pulmonar, generalmente originada por contigüidad de las lesiones hepáticas, observándose con más frecuencia en el pulmón derecho. Se caracteriza por necrosis del parénquima pulmonar con posible infección bacteriana secundaria
  2. Localización cerebral, causada por diseminación sanguínea. Es una complicación bastante rara.
  3. Localización en la piel, causando úlceras dérmicas, viéndose con más frecuencia en la región perianal, peneal y la pared abdominal. 4. Absceso hepático.

 

  • PUNTOS DÉBILES

 

Los quistes son resistentes, sobreviviendo varias semanas, pero mueren a alta temperatura o con agua caliente.

 

Hervir el agua, no pedir cubitos de hielo fuera de casa y no comer sin lavar intensamente ensaladas u otros vegetales crudos o frutas crudas con cáscara en zonas endémicas.

 

Es además necesario evitar la presencia de heces humanas de los terrenos agrícolas.

 

Como tratamiento previo al consumo de tubérculos, que crecen en contacto directo con la tierra, es recomendable la desinfección con agua a la que se añade una pequeñísima cantidad de cal viva. Este procedimiento es normalmente usado en los cultivos hidropónicos. Este método extermina los nematodos, incluso estando éstos en la parte central del fruto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario