Patógenos

Epstein Barr

  • DESCRIPCIÓN

 

El virus de Epstein-Barr (abreviado VEB) es un virus de la familia de los herpesvirus (que incluye Herpes simple y citomegalovirus o CMV), y uno de los virus más comunes en humanos. Mucha gente ha sido infectada por VEB en alguna ocasión, sin causar ninguna enfermedad.

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

Los principales focos de infección son las mucosas de boca, ojos, vías respiratorias, genitales y ano. El contagio se produce sobre todo por contacto sexual con las zonas lesionadas (por lo que también se engloba dentro de las enfermedades de transmisión sexual), intercambio de saliva (besos, vasos, juguetes, cubiertos), también se dan caso de transmisión materno-fetal, la transfusión sanguínea y contacto con semen.

 

  • HÁBITAT

 

El virus está presente de una forma intermitente en la saliva de las personas sana seropositivas. Los pacientes inmunodeprimidos excretan una cantidad mucho mayor del virus.

 

ENFERMEDAD

 

La mononucleosis es la infección vírica aguda causada por el virus de Epstein-Barr, que se caracteriza por fiebre, faringitis, ganglios y aumento del tamaño del bazo. Afecta a niños, adolescentes y adultos jóvenes.

 

Se suele ver en epidemias, pero a veces hay casos aislados. Parece que se contagia via salivar, por lo que se ha dado en llamarla “enfermedad del beso”. En realidad, su contagiosidad es baja.

 

 

El periodo de incubación (sin síntomas) suele durar entre 7 y 14 días.

 

  • Síntomas principales:

 

  • Molestias de garganta.
  • Pérdida de apetito.
  • Dolores musculares

 

Inicialmente se observan síntomas de la enfermedad (fiebre, dolor de cabeza y de garganta) asociados a inflamación de ganglios y, a veces, del bazo. De forma variable en cada persona aparecen náuseas, color amarillo en la piel, dolor de cabeza, ojos llorosos, dificultad para respirar, palpitaciones y, a veces, un exantema en la piel, especialmente si el cuadro se trata con penicilina (aunque el exantema no está relacionado generalmente con alergia a penicilina).

 

Se puede realizar un análisis rápido para comprobar la presencia del virus en la sangre (serología), así como frotis faríngeo para descartar amigdalitis por estreptococo (frecuentemente asociada).

 

Puede participar en causar otros síndromes a nivel cerebral como el síndrome bipolar.

 

  • PUNTOS DÉBILES

 

No existe un tratamiento específico contra el virus.

 

  • Reposo en cama al principio y luego mantenerse en casa relajado por lo menos 2 ó 3 semanas.
  • Aumento de la ingestión de líquidos, que es primordial por la fiebre.
  • Gárgaras con agua salada para las molestias de garganta.
  • Cuando se compruebe una amigdalitis por estreptococo asociada, se añade un antibiótico.
  • Si aparece dolor agudo intenso en la parte superior izquierda del abdomen, debe acudir urgentemente a su médico, quien deberá descartar una posible rotura de Si esto se confirma, el niño afectado debe ser intervenido quirúrgicamente

 

No hay por el momento prevención eficaz contra la mononucleosis. No disponemos de vacuna contra el virus de Epstein Barr y no tiene sentido el aislar a los enfermos para evitar que transmitan la infección a otras personas.

 

Una vez recuperado de la enfermedad, el niño o adolescente afectado por la mononucleosis debe continuar asistiendo al colegio o instituto sin que se precise ninguna medida preventiva especifica.

Dejar un comentario