Patógenos

Herpes Virus

  • DESCRIPCIÓN

 

Los herpesvirus o virus de la familia Herpesviridae, deben su nombre al término griego herpein (Épreuv), reptar o arrastrar, haciendo alusión a la facultad de estos microorganismos de ser fácilmente contagiados y transmitidos de una persona a la otra y de recurrencia crónica. Los herpesvirus forman una familia de virus divididos en tres subfamilias: alpha, beta y gammaherpesvirinae, ubicados en base a la arquitectura del virión y ciertas propiedades biológicas comunes. Junto con los Hepadnaviridae, son los únicos virus de ADN con envoltura icosahédrica.

 

Dado que su envoltura es relativamente flexible, la forma del virión no es siempre la misma y su diámetro estimado varía de 120 a 200 nm. En ella se encuentran los pcplómeros, más de 10 glicoproteínas distintas cuya función es la adsorción y la penetración en la célula hospedadora.

 

Su capsida icosaédrica de 100 nm de diámetro está compuesta por 162 capsómeros de los cuales, 150 son hexagonales -hexámeros–y 12 son pentagonales pentáreros- . Alrededor de la capsida y bajo la envoltura se encuentra el tegumento, material amorfo, a veces asimétrico. La membrana o envoltura tiene espinas de glicoproteinas que se proyectan desde la superficie.

 

Algunos producen importantes alteraciones en el hombre, pero todos producen lesiones cutáneas de diversa indole.

 

Se conocen ocho tipos de virus de la familia herpesviridae que producen enfermedades en humanos. Todos los que afectan a seres humanos comienzan con VHH (virus del herpes humano) seguido de un número arábigo como:

 

  • VHH-1: Es el virus del herpes simple tipo 1, que es el principal causante de la estomatitis herpética, el herpes labial, que es el conocido y casi universal grano de fiebre o de calentura en el labio.
  • VHH-2: Es el virus del herpes simple tipo 2, que produce herpes genital, el cual causa vesículas y luego úlceras genitales.
  • VHH-3: Es el virus de la varicela-zoster (VVZ), que produce la culebrilla o culebrina y la varicela, una enfermedad muy contagiosa, sobre todo en los niños, que cursa también con vesículas que se transforman en costras.
  • VHH-4: Es el Virus de Epstein-Barr (VEB), que provoca la mononucleosis infecciosa, el linfoma de Burkitt y el carcinoma nasofaríngeo.
  • VHH-5: Es el citomegalovirus (CMV), que también provoca mononucleosis, retitinis, hepatitis y otras enfermedades infecciosas sobre todo en inmunodeprimidos.
  • VHH-6: Es el virus de la roseola infantum, exantema súbito de la infancia.
  • VHH-7: Parecido al VHH-6, pues provoca los mismos síntomas.
  • VHH-8: Virus del sarcoma de Kaposi, es un Rhadinovirus.

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

El contagio del herpes ocurre sólo por contacto físico con la persona infectada, sea ésta sintomática o asintomática, ya que en ocasiones se puede portar el herpes y no sufrir manifestaciones del mismo, bien porque está en periodo de incubación o bien porque hay secreciones herpéticas. El beso, las relaciones sexuales y el parto son las formas más frecuentes de contagio. Es muy habitual también que en la primera infancia se padezca la infección por herpes simple, que cursa sin apenas síntomas o produce una faringitis o estomatitis. Esta infección inicial produce una respuesta inmunológica con formación de defensas específicas, anticuerpos anti-VHS. Pese a ello, el virus puede reactivarse periódicamente en el ganglio del nervio trigémino (ubicación más frecuente en la infección inicial) y provocar lesiones herpéticas en la zona del trigémino: labios, mucosa de la boca, córnea de los ojos, y otras zonas de la cara inervadas por el nervio trigémino. Es decir, que a pesar de que se desarrollan defensas la inmunidad no es total, por lo que la infección puede reaparecer.

  • HÁBITAT

Aunque la localización más habitual del herpes es la región de los labios y peribucal (alrededor de la boca), también puede surgir en los ojos y los genitales. En estos dos casos, el problema reviste algo más de gravedad.

 

  • ENFERMEDAD

 

La infección por el VHS es una infección crónica que persiste toda la vida del paciente. La infección primaria puede ser sintomática o no y las recidivas son de frecuencia o intensidad variables. Se manifiesta generalmente como una infección mucocutánea, de forma menos frecuente como una infección del SNC y en ocasiones como afectación visceral, . Las manifestaciones clínicas y la evolución de la enfermedad son variadas y dependen del tipo de VHS, del lugar anatómico afectado, de si se trata del primer episodio o de una reactivación y de la edad y situación inmunológica del paciente. La infección primaria por VHS suele acompañarse de síntomas generales y de mayor duración que las recidivas. El VHS-1 se implica con mayor frecuencia en la presentación como herpes orolabial, y el VHS-2, como genital; sin embargo, ambos pueden causar infecciones bucales o genitales. La infección en el embarazo, la transmisión vertical y la infección neonatal son situaciones de especial dificultad para la prevención y el tratamiento.

 

  • PUNTOS DÉBILES

 

La exposición al sol, las situaciones de estrés, el cansancio, la alteración del sistema inmunitario (cáncer, SIDA), el uso de corticoides son todos factores que facilitan la infección viral. También es posible que una paciente tenga “herpes” antes de una cirugía o durante la menstruación.

 

La manera más segura de evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual, incluido el herpes genital, es abstenerse del contacto sexual o tener una relación duradera, mutuamente monógama, con una pareja a quien se le han hecho las pruebas y se sabe que no está infectada.

 

Las enfermedades genitales ulcerosas pueden aparecer tanto en las áreas genitales masculinas como en las femeninas, que hayan o no estado cubiertas o protegidas con un condón de látex durante la relación sexual. El uso adecuado y habitual de condones de látex puede reducir el riesgo de adquirir el herpes genital.

 

Las personas con herpes deben abstenerse de tener relaciones sexuales con parejas sexuales no infectadas cuando tengan lesiones u otros síntomas del herpes. Es importante saber que, aunque la persona no tenga síntomas, todavía puede infectar a sus parejas sexuales. Se le debe indicar a las parejas sexuales de las personas infectadas que pueden contagiarse y que deben usar condones para reducir el riesgo. Las parejas sexuales pueden hacerse pruebas para determinar si están infectadas por el VHS. Un resultado positivo a un análisis de sangre para la detección del VHS-2 indica que lo más probable es que haya una infección de herpes genital.

 

Las drogas que se usan son el aciclovir, valaciclovir y famcicloir. En medicina biológica el aminoácido L-lisina y el rábano negro dan un resultado en mi experiencia espectacular.

 

Dejar un comentario