Patógenos

Legionella

  • DESCRIPCIÓN

 

La Legionella es una bacteria Gram negativa con forma de bacilo. Viven en aguas estancadas con un amplio rango de temperatura. Su crecimiento se ve favorecido por la presencia de materia orgánica. Requiere oxígeno para respirar y posee un flagelo para desplazarse. Da positivo en las pruebas de la CATALASA Y OXIDASA

 

En lo concerniente a taxonomía; existen 48 especies dentro del género LEGIONELLA, y un total de unos 78 serotipos de los cuales el más importante, por sus implicaciones médicas, será la especie LEGIONELLA PNEUMOPHILA .

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

Se adquiere mediante la inhalación de aerosoles ricos en Legionella o la microaspiración de agua contaminada por este microorganismo. Hasta la fecha, todos los estudios han indicado que no se produce contagio de persona a persona. Los principales factores de riego son la exposición a duchas y/o aerosoles generados por agua sanitaria caliente, muy especialmente en grandes edificios (hospitales y hoteles), uso de agua contaminada para lavados de sonda nasogastrica, limpieza bucal en enfermos comatosos, en equipos de terapia respiratoria, bebida habitual, limpieza de heridas, exposición al aerosol generado por las torres de refrigeración, saunas, microaspersion (supermercados y hoteles), fuentes ornamentales.

 

  • HABITAT

 

La legionella existen naturalmente en el agua y en la tierra húmeda. Ha sido encontrada en caletas y lagunas, grifos de agua fría y caliente, tanques de agua caliente, agua de torres de refrigeración de aire acondicionado y condensadores evaporantes y en el suelo en lugares de excavación. .

 

  • ENFERMEDAD

 

La legionellosis es un término genérico que se utiliza para referirse a la enfermedad producida por Legionella Neumophila y otras del mismo género. Se presenta fundamentalmente en dos formas clínicas:

  • una neumonía que se conoce como Enfermedad del Legionario
  • u cuadro de tipo gripal y carácter leve que se conoce como Fiebre de Pontiac

 

  • PUNTOS DÉBILES

 

Sobreviven a las variaciones de pH y temperatura en simbiosis con otros agentes (algas, amebas o protozoos ciliados). El estancamiento del agua, las temperaturas templadas (25-50° C) y la presencia de biofilms biológicos son factores favorecedores del crecimiento de Legionella.

 

El diseño de instalaciones adecuadas y su correcto mantenimiento es fundamental para evitar la legionellosis. Debe llevarse a cabo un control estricto de la temperatura y del cloro. En caso de brote hospitalario se recomienda como medida de desinfección el sistema de ionización con cobre y plata.

 

Los antibióticos como la eritromicina, el lcvaquin o la azitromicina parecen ser eficaces en el tratamiento de la enfermedad, vía parenteral.

Dejar un comentario