Patógenos

Moxarella Catarrhalis

  • DESCRIPCIÓN

 

Moruxella catarrhalis es un diplococo gram-negativo, aerobio. oxidasa positiva. Desde su descubrimiento a finales del siglo XIX, ha sido objeto tanto de cambios en la nomenclatura y clasificación taxonómica como de su consideración de comensala patógeno. Actualmente, es aceptado como el tercer patógeno más importante en el tracto respiratorio humano después de Streptococcus pneumoniae y Haemophilus influenza En los viltimos 20 años, esta bacteria ha emergido como un importante patógeno causante de infecciones en el tracto respiratorio superior de ninas y ancianas infecciones del tracto respiratorio inferior en adultos con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Aproximadamente, el 90% de las cepas son productoras de B-lactamasas. Actualmente, el género Moraxella engloba cocos y bacilos cortos, los cuales están relacionados genéticamente, por eso, Bovre propone su división en dos subgéneros: Branhamella, que englobaría los cocos, y Moraxella, para los bacilos cortos

 

  • FORMA DE CONTAGIO

En el pasado se sugirió la propagación de M. catarrhalis dentro del hospital, como fuente de infección nosocomial, pero no pudo ser confirmado por carecer de sistemas de tipificado fiables. A mitad de la década de los 80 se pudo demostrar la implicación de esta bacteria como causante de infección nosocomial en unidades respiratorias, aislándose la misma cepa en cinco pacientes y dos miembros del personal hospitalario, confirmando el mismo patrón genotípico mediante análisis de los fragmentos obtenidos con endonucleasas de restricción. No obstante, a este respecto, quedan muchas preguntas sin responder. Así pues, se desconoce cuál es el vehículo de transmisión o reservorio de esta bacteria, y se ha sugerido al propio personal del hospital o contaminaciones del ambiente. Igualmente se desconoce el modo de transmisión. pudiendo ser persona a persona, por diseminación mediante aerosol o por fuentes medioambientales, ya que M catarrhalis es capaz de sobrevivir en un esputo expectorado durante al menos tres semanas. En tanto no se aclaren estas cuestiones, es difícil proponer estrategias racionales para prevenir esta fuente de infección nosocomial

  • HÁBITAT

Moraxella catarrhalis ha sido descrita exclusivamente en humanos, siendo capaz de colonizarlos sin causar enfermedad, motivo por el cual esta bacteria se clasificó como comensal. El foco primario de colonización es el tracte respiratorio humano, aunque, ocasionalmente, se han aislado también en el tracto genital. Los porcentajes de colonización son variables y dependen de diferentes factores como la edad, estado de salud, factores socio-económicos, localización geográfica o variación estacional

  • ENFERMEDAD

Fue considerada no patógena en los años de 1960 y 1970, y desde 1980 es uno de los más importantes patógenos en las infecciones respiratorias. Ha sido encontrada responsable de numerosos cuadros infecciosos como: otitis media y sinusitis maxilar en niños laringitis, bronquitis y neumonías, neumonia bacteriémica, peritonitis, infección de herida torácica, sepsis, abscesos subpleurales, tos persistente en niños y traqueítis

En algunos estudios se ha aislado M catarrhalis en el 55% de los pacientes con laringitis, frente al 0% aislado en los adultos sanos. A pesar de ser la bacteria aislada con más frecuencia en este tipo de infección, se desconoce su papel patogénico. Ocasionalmente se han descrito casos de bacteriemia, asociada a neumonía o inmunosupresión, peritonitis (principalmente en pacientes con diálisis peritoneal), sinusitis, meningitis, artritis séptica, celulitis, osteomiehtis, endocarditis y pericarditis.

 

 

  • PUNTOS DEBILES

Desde el punto de vista terapéutico hay que considerar que para tratar con éxito una infección por esta bacteria habría que añadir ácido clavulánico a la Amoxicilina, ya que más del 80% de los aislamientos son productores de betalactamasa. En cuanto al resto de antibióticos alternativos, son muy eficaces las cefalosporinas orales de 2″ 0 3a generación, las fluoroquinolonas, los macrólidos o el cotrimoxazol.

Dejar un comentario