Patógenos

Streprococcus A

 

  • DESCRIPCIÓN

 

Bacteria Gram-positiva que crece en largas cadenas. S. pyogenes muestra el Antigeno grupo A en sus paredes celulares y hace hemolisis del tipo beta-hemolisis cuando se cultiva en agar sangre. S. pyogenes tipicamente produce grandes zonas (halo) de beta- hemolisis, con completa rotura de eritrocitos y la recuperación de hemoglobina, y por eso se los llama Grupo A (beta-hemolitico) Streptococcus (abreviado GAS). Puede ser encapsulado por lo que es resistente a la fagocitosis. Posee numerosa exotoxina. Es un microorganismo no esporulado. Son patógenos genuinos causantes de frecuentes y graves infecciones en los seres humanos

 

  • FORMA DE CONTAGIO

 

Se transmite a través de gotitas de saliva expelidas al toser, estornudar o simplemente al hablar. El contacto directo con personas infectadas o colonizadas, el ambiente cerrado, el enclaustramiento y la densidad de la población son factores importantes en la transmisión. La extensión de la infección entre miembros de la misma familia, internados o escuelas es muy frecuente. Excepto en épocas de epidemia, la colonización cutánea no es frecuente, sin embargo, en zonas geográficas húmedas donde las piodermas son frecuentes y en personas con enfermedades crónicas de la piel como eccema o psoriasis puede encontrarse hasta en el 40%. Además, los niños con faringitis excretan microorganismos en las heces, que pueden encontrarse en materiales inanimados como las sábanas o los colchones de sus camas.

 

  • HABITAT

 

Son habitantes frecuentes de la laringe, sobre todo en niños de 5 a 15 años. Puede encontrarse también en la piel.

 

  • ENFERMEDAD

 

  • Faringoamigdalitis estreptococica. Es el más común
  • Escarlatina
  • Fiebre reumática
  • Glorumelonefritis
  • Fascitis Necronizante
  • Bacteriemia
  • Endocarditis
  • Sindrome del shock tóxico.

 

  • PUNTOS DÉBILES

 

Lo ideal es el diagnóstico y tratamiento precoz. Deben tomarse muestras de las lesiones supuradas y cultivos en sangre otros sitios según corresponda S. Pyogenes es muy sensible a la penicilina. En los pacientes con antecedentes de la alergia a la penicilina, se puede usar eritromicina o una cefalosporina oral. Sin embargo, este tratamiento no es eficaz en las infecciones mixtas e las que está implicada S. Aureus. En este caso, el tratamiento debe incluir oxacilina o vancomicina. Los nuevos macrólidos (por ejemplo, azitromicina, claritmicina) no son más eficaces que la eritromicina, mientras que las resistencias o la mala respuesta clinica han limitado la utilidad de las tretaciclinas o de las sulfamidas. En los pacientes con infecciones graves de los tejidos blandos se debe iniciar precozmente el drenaje y el desbridamiento quirúrgico agresivo.

Después de un ciclo de tratamiento puede quedar e un estado de portador permanente de S. Pyogenes. Esta situación puede ser consecuencia del mal cumplimiento del tratamiento prescrito, de la reinfección con una nueva cepa, o de un estado de portador permanente en un foco secuestrado. Puesto que no se han observado resistencias a la penicilina e los pacientes que son portadores orofaringeos, se les puede administrar un nuevo ciclo de tratamiento. Si persiste el estado de portador, no está indicado volver a tratar, porque la antibioterapia prolongada puede alterar la flora bacteriana normal. El tratamiento antibiótico en los pacientes con faringitis acelera la recuperación de los sintomas y, si se comienza en los 10 primeros días del inicio de la enfermedad, previene la fiebre reumática. No parece que el tratamiento antibiótico influya en la progresión a aguda glomerulonefritis Los pacientes con fiebre reumática requieren una profilaxis antibiótica prolongada para prevenir la recidiva de la enfermedad. Debido a que las lesiones en las válvulas cardiacas predisponen a los pacientes a las endocarditis, necesitan también profilaxis antibiótica antes de ser sometidos a procedimientos que puedan provocar bacteriemias transitorias (por ejemplo, extracciones dentales). Sin embargo, el tratamiento antibiótico específico no modifica el curso de la glomerulonefritis aguda, y no está indicado el tratamiento profiláctico porque en estos pacientes no se observa recidiva de la enfermedad.

 

En términos de prevención se deben priorizar acciones en la comunidad recomendadas por el Ministerio de Salud: educar respecto de medidas de higiene, evitar la automedicación (especialmente el uso de pomadas con fines cicatrizantes), estimular la consulta profesional para el manejo de lesiones de piel y mucosas, privilegiar el tratamiento por vía sistemática y no solamente con terapias tópicas y ser muy cuidadoso en condiciones predisponentes como la varicela. Se recomienda tratar a los miembros de la familia con infección activa (cutánea o faringen) y a les portadores faringeos. El desarrollo de vacuna es actualmente materia de investigación

Dejar un comentario